Celebración récord de Euskadi Sub21

Es muy difícil describir el ambiente o lo que uno siente cuando se experimenta la reunión de grandes personas y deportistas para celebrar un éxito y un récord.

Más fácil es medir el bagaje deportivo, para lo que solamente es necesario hacer una pequeña consulta. ¿Habías medallistas Olímpicos? Sí; ¿campeones de la Copa del Mundo? Sí; ¿medallistas en Campeonatos del Mundo y Universiada? Sí; ¿campeones de Europa, medallistas de Europa, medallistas en Juegos Universitarios europeos, campeones de España, medallistas de España? Sí. Pero nada de todo eso fue lo importante ayer.

Lo que se vivió ayer fue algo inenarrable, casi inefable. Fue algo que tienes que vivirlo para saber lo que es y que tienes que sentirlo para poder entenderlo.

Toda palabra es insuficiente para describir la familia que se dio cita ayer en el gimnasio.

Puede llamarse emoción, sentimiento, afecto o pasión, pero lo evidente es que ayer se reunió una familia, la familia The Masters y, en mayor o menos medida, todos sentimos que formamos parte de un pedacito de la familia Solís.